¿Qué es el Moment Marketing o Micromomentos? Micromomentos: posicionarse en el momento ideal

A medida que la personalización de la experiencia del cliente evoluciona, se vuelve más contextual. Incluso la predicción para anticipar los comportamientos de los clientes e identificar las tendencias ocultas es insuficiente para satisfacer las crecientes expectativas de los clientes. En otras palabras, ahora se requiere un orden más alto de personalización, del tipo que solo se puede ofrecer mediante el Moment Marketing, o entendiendo el contexto en tiempo real de los clientes para ofrecer experiencias del cliente que satisfagan sus necesidades e intereses.

Moment Marketing: Más allá de la personalización y el marketing experience

El Marketing de contexto es aquel que logra establecer una conexión con el consumidor y la marca casi como si se tratara de un momento mágico. Despierta sus emociones, lo motiva a generar simpatía. El Moment Marketing es utilizar un suceso del momento y capitalizarlo. Aprovechar un tema de conmoción pública y hacer a la marca parte de ello. Esto requiere oportunismo y en ciertos momentos también precisa que como marketers podamos convertirnos en adivinadores del futuro. Podríamos adelantarnos, con predicciones, para hacer al público partícipes de los resultados, como sería el caso, de anticiparnos a los resultados de un juego deportivo de carácter público.

Moment Marketing es utilizar un suceso del momento y capitalizarlo. Aprovechar un tema de conmoción pública y hacer a la marca parte de ello.

Para lograr nuestro objetivo debemos tener varios aspectos muy claros. Hay que tener en cuenta que existe una gran competitividad, y es imprescindible estar a la altura. Por ejemplo, un acontecimiento no nos puede tomar desprevenidos. En está búsqueda, hay una serie de preguntas que no podemos dejar de hacernos para personalizar la estrategia: ¿Para quién, de quién viene, cuándo, qué decir y de qué manera?

Conocer el target

Las marcas tienen que ser capaces de ver las cosas de la forma más cercana al consumidor posible. Es importante ser eficientes a la hora de encontrar los momentos perfectos y, sobre todo, no sólo los grandes momentos genéricos sino en particular los que funcionan para cada consumidor.

Debemos saber gustos, preferencias, sobre qué temas habla, que lo entretiene e incluso que le disgusta o decepciona. Al tener esos datos, optimizaremos el mensaje. Tengamos en cuenta que la marca se compone de personas que la siguen, humanizar nuestro producto es conocer a quienes está dirigido.

Nuestro mensaje debe ser claro, transmitido de una manera sencilla y breve. Al mismo tiempo, debe mover las emociones. Es importante tener en cuenta que el contenido debe agregar un valor al consumidor, y sobre todo que se pueda consumir rápidamente. Un buen anuncio conecta el humor con las ganas de reír de la gente. 

Un buen anuncio conecta el humor con las ganas de reír de la gente.

Es importante definir el canal que vamos a elegir para nuestra publicación. Cuál es el que mejor se adapta al evento y a la marca. Cada red social tiene sus características propias y definidas. Conociendo cada una lograremos identificar cuál sincroniza mejor con nuestra exposición. Luego de elegir que canal vamos a utilizar, debemos realizar una buena segmentación del público. Dependiendo del tipo de producto promocionado es conveniente dirigirnos de manera específica, ya que no resulta agradable ser inapropiados o hasta molestos. Cuando una publicidad resulta positiva, amigable, graciosa y oportuna es el público el que se va a encargar de “retwittear” o “compartir” el mensaje, lo que resulta más efectivo que buscar abarcar parámetros muy grandes.

Estar en el lugar indicado en el momento indicado

Actualmente, existen una gran cantidad de herramientas que nos permiten estar al tanto de las tendencias del momento. Como es el caso de Twitter, por ejemplo, que nos muestra las tendencias del momento mediante el uso del hashtag. Esta puede ser solo una herramienta ya que nos hace saber de qué se habla más en un corto espacio de tiempo. En ese momento, debe estar nuestra creatividad al servicio de la marca, logrando una conexión única.

Existe un creciente interés de las marcas en los “Micromomentos”, esto refleja dos desarrollos del marketing: la capacidad de identificar momentos a través de diversas formas de análisis de datos (incluidos la ruta de compra, monitoreo de redes sociales, comportamiento del usuario, hashtags, etc) y la capacidad de dirigirse a los consumidores en esos momentos a través de tecnología, por ejemplo a través de la compra programática o geolocalización. 

Importantes nombres como Johnson y Johnson y Heineken ahora hablan de “momentos” como la nueva tendencia estratégica y están experimentando con distintos enfoques. Un gran ejemplo viene de Johnson & Johnson, que usó las redes sociales para generar conversación con madres con niños pequeños como target e identificó los momentos de la noche en los que las madres se encontraban despiertas. Respondió a esta oportunidad con una campaña en tabletas (dispositivo favorito para navegar en estos momentos) con excelentes resultados.

En la era digital, encontrar el momento perfecto puede ser más difícil que nunca. Lo más importante ya no es el consumidor en sí mismo, sino que también es necesario tener en cuenta muchos otros factores importantes. Como vemos, una buena campaña de moment marketing no sólo se trata de contar con los datos correctos sino también con saber detectar la oportunidad y publicar buenos anuncios en el momento indicado. El éxito radica en generar