Design Thinking: ¿Cómo ayuda al líder millennials? ¿Estás preparado para ser un líder? Conoce las herramientas que tiene el design thinking para los nuevos líderes

El design thinking es un enfoque colaborativo para la resolución de problemas que puede ser utilizado para desarrollar estrategias de liderazgo organizacional. 

Este pensamiento presenta un nuevo enfoque de innovación centrado en las personas, y se basa en un conjunto de herramientas para integrar las necesidades de los individuos, las posibilidades de la tecnología y los requisitos para el éxito empresarial. 

¿Cuáles son las ventajas de la metodología design thinking?

El desing thinking como metodología considera la importancia que tiene combinar el análisis y la intuición para la resolución de problemas. Gira alrededor de la experiencia del usuario, pero, más allá de eso sus ventajas radican en lo siguiente:

  1. Incentiva la innovación
  2. Fácil adaptación a los cambios del mercado. 
  3. Reduce costos y riesgos. 
  4. Fomenta el trabajo en equipo.
  5. Agiliza el desarrollo de soluciones 

Generación millennials en el mercado laboral

Con la incorporación de la generación millennials al mercado laboral, el liderazgo está cambiando. La toma de decisiones paternalistas y burocráticas empiezan a formar parte del pasado.  

Pero, ¿Quiénes son los llamados millennials? Es la generación nacida desde principios de los ochenta y noventa y quienes según un estudio de Deloitte, en 2025, serán el 75% de la fuerza laboral del mundo. 

Actualmente esta generación no solo son los nuevos trabajadores sino también se perfilan  como nuevos líderes y algunos inclusive ya lo son. 

Estos profesionales se destacan por su adaptación a la tecnología y al mercado, son innovadores, detectan la ineficiencia, se esfuerzan por mejorar los procesos, trabajan por objetivos medibles. Además tienen conciencia ecológica se centran en retribuir y generar un impacto positivo a la comunidad. 

Design Thinking una caja de herramientas del pensamiento para el líder millennials

El design thinking fomenta la comprensión y empatía al diseñar productos, servicios, procesos o negocio con tu equipo. Para ello, deberás valerte de: 

  • Explorar, empatizar y definir: dejar de lado las propias suposiciones, comprender el problema, observar, hablar con el equipo y clientes. Luego, en la etapa de definición, consolidar y analizar la información para definir el problema central. 
  • Idear: Pensar sin limitaciones. Comprender a tus usuarios y sus necesidades. Con esta información, puedes explorar formas creativas de resolver el problema.  
  • Crear prototipos: producir versiones reducidas de lo que quieres hacer, de lo que resuelve el problema, ver cómo funciona en la vida real. Los prototipos te dan espacio para mejorar y perfeccionar la idea. 
  • Hacer pruebas: ver el funcionamiento del producto, servicio, proceso o mejora completa; asegurarte que resuelve el problema. Esto implica pruebas de usuarios y estudios de usabilidad, lo que a menudo te ha de llevar a redefinir uno o más problemas en función de los nuevos conocimientos que recopiles. 

¿Cómo ser un mejor líder y tomar mejores decisiones?

No existe una fórmula mágica para ser líder. Llegar a convertirse en uno es un proceso que lleva tiempo y esfuerzo, pero, estas acciones pueden ayudarte a perfilarte como uno y a tomar mejores decisiones mientras aprendes en el camino.

  • Desarrolla el talento de tu equipo. Como líder debes transmitir y cultivar en la mente de tus colaboradores el sentido de la productividad y la autenticidad. Estas herramientas, preparan a tu equipo para trabajar en conjunto y generar nuevas ideas. 

Motivar al talento humano les permite desarrollar actitudes individuales a socializar el conocimiento y encontrar soluciones innovadoras en sus retos diarios. 

  • Conoce tu negocio. Para dirigir una empresa exitosa debes conocer tu marca por dentro y por fuera, transmitir las metas a alcanzar a tus colaboradores. Pero, sobre generar confianza antes que supervisar, establecer metas claras en funciones con resultados medibles. 
  • Asume los errores. La culpa no soluciona el problema. Al igual que tu los miembros del equipo también se equivocan, toma la situación con calma y enfócate en solucionar a la brevedad posible. 

Asume las consecuencias e implementa mejoras que ayuden a mitigar el riesgo de volver a cometer el mismo error. 

  • Crea líderes, no seguidores. Enseña a tus colaboradores lo que mejor sabes hacer, inspíralos, pero también potencia su talento para que se conviertan en líderes en su área.
  • Reconoce los logros de tu equipo. Es importante reconocer los méritos grupales e individuales de tu gente. El éxito de un proyecto no es solo tuyo, sino de cada una de las personas que trabajaron a tu lado. Hazle preguntas acerca del proyecto, desafíalos profesionalmente para alcanzar nuevos logros. 

Recuerda trabajar con líderes en conocimiento, ayuda a tu negocio a crear propuestas innovadoras y exitosas. ¿Estás listo para ser un líder?

 

Author: Alexandra Betancourt

Comunicadora Social. Más de 6 años trabajando en Inbound Marketing y Content Marketing. Apasionada por la moda y la literatura.